Seis claves para que tus Avarcas luzcan como el primer día

Que tus avarcas tengan siempre un aspecto cuidado es algo necesario no solo por estética si no también por higiene. Debemos ser conscientes de que el trato de este calzado de piel típico menorquín es delicado, pero, siguiendo estos consejos, podrás conseguirlo de una forma mucho más rápida y sencilla a la que te imaginas.

11036578_424883044303037_3948957101327432248_n

  • Evita el agua: La piel es un material no lavable, por tanto, para su cuidado debemos evitar el contacto directo con el agua.
  • No uses jabón: Si tus abarcas tienen una pequeña mancha será más beneficioso usar un acondicionador para pieles ya que los niveles de ph del jabón podrían dañarlas.
  • Humedece un paño: Aunque el agua está prohibida, sí que podemos humedecer un paño y frotar la mancha con él aplicando un poco de acondicionador hasta que se cree una espuma.
  • Evita los cercos: Usa un cepillo suave, de cerdas naturales que no rayen la piel, y frota de forma uniforme, después retira la espuma con un paño limpio.
  • Deja que se sequen a la sombra: No uses tus abarcas hasta que estén secas. Evita las fuentes directas de calor y recuerda que la luz natural es la mejor forma de secar el calzado.
  • Betún nutritivo: Usa un betún nutritivo incoloro o de la tonalidad de tus abarcas para cuidar la piel y evitar que se agriete. ¡Tapará también las rozaduras! 

¡Y con estos consejos tus avarcas resistirán todas tus aventuras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*